Article Manager (Spanish)

Print

Spanish Health Encyclopedia - Disease

Información de la salud de búsqueda   

Degeneración macular asociada con la edad


Definición

La degeneración macular es un trastorno ocular que destruye lentamente la visión central y aguda, lo cual dificulta la lectura y la visualización de detalles finos.

La enfermedad es más común en personas de más de 60 años, razón por la cual a menudo se denomina degeneración macular asociada con la edad (DMAE o DME) .

Degeneración macular

Watch this video about:
Degeneración macular

Nombres alternativos

Degeneración macular asociada con la edad (DMAE); DME

Causas

La retina se encuentra en la parte de atrás del ojo y transforma la luz e imágenes que entran a éste en señales nerviosas que se envían al cerebro. Una parte de la retina, llamada la mácula, hace que la visión sea más nítida y más detallada.

La degeneración macular por la edad (DME) es causada por daño a los vasos sanguíneos que irrigan la mácula. Este cambio en los vasos sanguíneos también daña dicha mácula.

Existen dos tipos de degeneración macular por la edad:

  • La DME seca ocurre cuando los vasos sanguíneos bajo la mácula se vuelven delgados y frágiles. Se forman pequeños depósitos amarillos, llamados engrosamientos localizados. Casi todas las personas con degeneración macular comienzan con la forma seca.
  • La DME húmeda ocurre sólo en alrededor del 10% de las personas con degeneración macular. Crecen nuevos vasos anormales y muy frágiles bajo la mácula. Esto se denomina neovascularization de la coroides. Estos vasos dejan escapar sangre y líquido. Esta forma causa la mayor parte de la pérdida de la visión asociada con la enfermedad.

Los científicos no están seguros de lo que causa la DME. La enfermedad es poco común antes de los 55 años y con mucha frecuencia se observa en adultos de 75 años o más.

Otros factores de riesgo, además de la herencia, son:

  • Ser de raza blanca
  • Fumar cigarrillo
  • Dieta alta en grasas
  • Pertenecer al sexo femenino
  • Obesidad

Síntomas

Al principio, uno puede no tener síntomas. A medida que la enfermedad empeora, usted puede tener problemas con la visión central.

SÍNTOMAS DE LA DME SECA

El síntoma más común en la DME seca es la visión borrosa. Con frecuencia, los objetos en la visión central lucen distorsionados y opacos y los colores lucen desvanecidos. Uno puede tener dificultad para leer impresos o ver otros detalles, pero puede ver lo suficientemente bien para caminar o realizar actividades de rutina.

A medida que la enfermedad empeora, uno puede necesitar más luz para leer o llevar a cabo las tareas diarias. Una mancha borrosa en el centro de la visión se vuelve gradualmente más grande y más oscura.

En las fases tardías, uno puede no ser capaz de reconocer las caras hasta que las personas estén cerca.

SÍNTOMAS DE LA DME HÚMEDA

El síntoma inicial más común de la DME húmeda es que las líneas rectas aparecen torcidas y onduladas.

Puede haber una pequeña mancha oscura en el centro de la visión que se vuelve más grande con el tiempo.

La pérdida de la visión central puede presentarse muy rápidamente. Si esto ocurre, se necesita urgentemente una evaluación por parte de un oftalmólogo con experiencia en enfermedad retiniana.

Pruebas y exámenes

A usted le harán un examen oftalmológico. Le pondrán gotas en los ojos para agrandar (dilatar) las pupilas. El oftalmólogo utilizará lentes especiales para observar la retina, los vasos sanguíneos y el nervio óptico.

El oftalmólogo buscará cambios específicos en la mácula y los vasos sanguíneos. Uno de los hallazgos iniciales en la DME seca son los depósitos amarillos en la mácula, llamados engrosamientos localizados.

Es posible que le pidan cubrirse un ojo y mirar a un patrón de líneas llamado rejilla de Amsler. Si las líneas rectas aparecen onduladas, puede ser un signo de DME.

Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:

Tratamiento

Si usted tiene DME seca grave o avanzada, ningún tratamiento puede restablecer la visión.

Si tiene DME incipiente y no fuma, una combinación de ciertas vitaminas, antioxidantes y cinc puede evitar el empeoramiento de la enfermedad. Sin embargo, esto no devolverá la visión que ya se haya perdido.

La combinación a menudo se denomina la fórmula "AREDS". Los suplementos recomendados contienen:

  • 500 miligramos de vitamina C
  • 400 UI (unidades internacionales) de betacaroteno
  • 80 miligramos de cinc
  • 2 miligramos de cobre

Sólo tome esta combinación de medicamentos si el médico la recomienda. Verifique que su médico conozca acerca de otras vitaminas o suplementos que usted esté tomando. Los fumadores NO deben usar este tratamiento.

AREDS también lo puede beneficiar si tiene antecedentes familiares y factores de riesgo para DME.

Los suplementos luteína y zeaxantina también sirven, aunque no son parte de la fórmula AREDS.

Si usted tiene DME húmeda, el médico le puede recomendar los siguientes tratamientos:

  • Cirugía láser (fotocoagulación con láser): un pequeño haz de luz destruye los vasos sanguíneos anormales y permeables.
  • Terapia fotodinámica: una luz activa un fármaco que se inyecta en el cuerpo para destruir los vasos sanguíneos permeables.
  • Medicamentos especiales que impiden la formación de nuevos vasos sanguíneos en el ojo (terapia antiangiogénesis o anti-VEGF): fármacos como bevacizumab (Avastin) y ranibizumab (Lucentis) se inyectan en el ojo. Éste es un proceso indoloro.

Las ayudas (como lentes especiales) y la terapia para visión baja pueden ayudarle a usar la visión que tiene de manera más efectiva y mejorar su calidad de vida.

El control minucioso con el oftalmólogo es importante.

  • Para la DME seca, se debe realizar un examen ocular completo al menos una vez al año por parte de un oftalmólogo.
  • Las personas que han recibido tratamiento para la DME húmeda necesitan consultas de control frecuentes, quizá mensuales.

En la DME, la detección temprana de cambios en la visión es muy importante. Esto lleva a un tratamiento oportuno y, con frecuencia, a un mejor desenlace clínico.

La mejor manera de detectar cambios es autoevaluándose en el hogar con una rejilla de Amsler. Evalúe individualmente cada ojo con la corrección de la visión que usted normalmente usa para leer.

Grupos de apoyo

AMD Alliance International: (877) AMD-7171; www.amdalliance.org.

Pronóstico

La DME típicamente no afecta la visión lateral (periférica). Esto es muy importante, porque significa que nunca ocurre una pérdida de la visión completa a raíz de esta enfermedad. Este trastorno ocasiona únicamente la pérdida de la visión central.

La DME seca y leve por lo general no ocasiona una pérdida de la visión central que sea incapacitante. Sin embargo, no existe una forma de predecir quién padecerá una forma más grave de la enfermedad.

La DME húmeda a menudo lleva a que se presente una pérdida significativa de la visión.

En general, la degeneración macular puede provocar que usted pierda su capacidad para leer, manejar un automóvil y reconocer caras a una distancia. La mayoría de las personas con esta enfermedad ocular son capaces de comer, bañarse y realizar otras tareas habituales sin demasiada dificultad.

Posibles complicaciones

Esta afección puede dificultar el hecho de leer, trabajar en una computadora o conducir. Usted puede necesitar luz o aumento adicionales para realizar muchas de sus actividades normales.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si usted padece DME, el médico le puede recomendar que revise su visión todos los días en una rejilla de Amsler. Llame al médico inmediatamente si las líneas aparecen onduladas o si nota cualquier otro cambio en su visión.

Prevención

Aunque no hay ninguna manera conocida de prevenir la degeneración macular, los factores del estilo de vida pueden reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad:

  • No fume
  • Consuma una alimentación saludable rica en frutas y verduras y baja en grasa animal
  • Haga ejercicio de manera regular
  • Mantenga un peso saludable

Visite al oftalmólogo regularmente para exámenes de dilatación ocular.

Referencias

Benson WE. Acquired macular disease. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane's Ophthalmology. 15th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins;2011:chap 23.

Yanoff M, Cameron D. Diseases of the visual system. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 431.


Actualizado: 9/16/2011
Versión en inglés revisada por: Franklin W. Lusby, MD, Ophthalmologist, Lusby Vision Institute, La Jolla, California. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com